ATROFIA CULTURAL (folclore y tradición= cáncer y metástasis)

triniAtrofia cultural es un término que se me viene a la cabeza cada día que recuerdo que se realizará una nueva entrada folclórica en la ciudad de La Paz. Veo en la televisión por parte de los medios más influyentes una arenga permanente a domesticar la cultura universal y reducirla a una estética folclórica pop. Hablo de la fiesta del gran Poder; Sociólogos, historiadores, curas, comunicadores y sobre todo presentadores de shows se esmeran en sacarle el lustre con sus lenguas al anunciar las bondades de “nuestra cultura”, “nuestras tradiciones” y toda esa retórica demagógica.

Que el daño fuese solamente para los oídos, que de hecho lo es, sería mínimo; estas entradas folclóricas acarrean con ellas problemas sociales de base, anclan comportamientos y estructuras mentales que desmotivan comportamientos propositivos, todo bucle costumbrista.

Se sabe que este tipo de fiestas folclóricas tienen como connotación permanente el derroche económico debido al costo de su organización, los vestuarios, los “after party’s, los permisos y coimas municipales, y el colosal consumo de cerveza.

Los personajes mediáticos suponen que todo el consenso poblacional acepta su música folclórica, sus danzas folclóricas, sus ritos, sus tradiciones, suponen además que tenemos que soportar el perjuicio de paralizar el tránsito peatonal y vehicular sin poder ni ejecutar una mueca de fastidio ante su gran dios del folclore y la tradición.

3333

La gente se reprocha diariamente la condición de país retrasado sin embargo alienta de manera sistemática su propia enfermedad social, el colectivo poblacional en ésta fiesta se anestesia y se aparta del diario vivir colgándose la careta y poniéndose un traje colorido presumiendo ser algún “don nadie importante” aunque sea por una o dos veces en el año.

El dolor de los andes se vuelve opulento y hasta soberbio con su misma gente, el dinero y el alcohol se consumen en las calles; pero el costo social es peor, porque va afectando el discernimiento consciente de los más jóvenes, los limita a una uniformidad de pensamiento reiterativo. Recordemos que la fiesta del Gran Poder también tiene un festejo exclusivo para los más pequeños, esto hace que los niños vayan repitiendo el mismo tránsito autodestructivo y corrosivo de sus padres.

Entrada-del-Gran-Poder-La-Paz-Bolivia

Cuando compramos el periódico de un domingo cualquiera podemos encontrar sendos análisis de opinión por parte de profesionales en diversas áreas, y una temática recurrente es el feminicidio, el alcoholismo, el retraso del país, entre otros problemas sociales. Estas son heridas sociales que derivan de la atrofia cultural de aquellas “entraditas folclóricas” que bajo el nombre de cultura solamente son la acción económica de emporios que buscan un rédito a gran nivel.

El problema está enraizado, desde la educación regular; solo la permanente promoción de alternativas culturales, difusión y solidificación de un pensamiento más amplio alejado de la cultura oficial para nuestras nuevas generaciones podrá mover este estatismo cultural crónico y darle el principio del fin a la atrofia cultural.

 



David Encinas, nacido en Bolivia, Realizó sus estudios universitarios en la carrera de comunicación social en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA, La Paz, Bolivia), donde se especializó en medios de comunicación, cursó la carrera de nuevas tecnologías en Brasil. Inició su carrera profesional en 2008, tuvo la oportunidad de trabajar en varios medios de comunicación. En 2015 dirigió “radio Web Integración Latino” en Sao Paulo, Brasil. En 2016 se unió a Multi Notas 24, como director junto con un equipo de corresponsales que realizan investigaciones periodísticas en distintas partes del mundo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *